lunes, 13 de junio de 2016

TELETRABAJO: Uruguay propone regulacion global

El gobierno Uruguayo sorprendió al plantear en Ginebra (Suiza) la necesidad de regular el trabajo por internet, una actividad que está en aumento en el mundo y Uruguay no escapa a esa realidad.

Uruguay estima que son más de 100,000 las personas que teletrabajan, modalidad que creció sobre todo al ser asumida por las nuevas generaciones que tienen otra visión respecto a los puestos que ofrece el mercado y cómo mantenerse en ellos.

El subsecretario de Trabajo, Nelson Loustaunau, dijo esta semana ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que Uruguay propone que haya una "regulación internacional" del trabajo en internet porque no alcanzará con el esfuerzo que pueda hacer cada país en forma individual.

La informalidad del sector, el pago de tributos y el régimen previsional están en la base de la regulación. "Estos fenómenos (los trabajos por internet) parecen haber sido diseñados como un gran portal de escape a la formalización. Por lo menos a la formalización tal como la concebimos hoy", dijo el jerarca en la OIT.

"Es inexorable la necesidad de diseñar nuevas estrategias de formalización", opinó el subsecretario de Trabajo "ya que de no hacerlo a corto plazo, comenzarán a comprometerse las economías, con riesgo de aumento de la pobreza y en especial para el futuro de la seguridad social". Según datos de la OIT, actualmente hay un déficit de más de 240 millones de empleos decentes y ese número trepará a 300 millones en los próximos 10 años.

"La imagen de internet como una nube abstracta sobre la cual no puede ejercerse ningún tipo de control debe abandonarse. El cyber espacio donde actualmente se desempeña un importante número de trabajadores y empleadores, de alguna manera debe de integrarse al mundo tangible y sus productos y trabajadores sin fronteras, convertirse en objeto de regulación" afirmó Loustaunau.

La idea del gobierno fue tomada por el sector privado como positiva, aunque también se advirtió que las regulaciones no deben frenar el desarrollo de esa actividad. Se observa que tanto empresas como empleados resultarán beneficiados. Las empresas porque se establecen reglas de juego y los empleados porque se les asegurará mecanismos para que al final de su etapa laboral puedan acceder a la seguridad social.

Álvaro Lamé, director de la proveedora de telecomunicaciones Netgate y que  postula para presidir nuevamente la Cámara Uruguaya de Tecnologías de la Información (CUTI), dijo que cualquier regulación que se intente "debe evitar una mirada tradicional del mercado de trabajo".

Marcelo Montado, presidente de la Cámara de Economía Digital, no imagina "cómo se encontrará un sistema eficiente de regulación del trabajo por internet, que no imponga controles que al final frenen el desarrollo". "Si la regulación implica restricciones por el control, entonces se irá contra lo que hace el mundo", advirtió.

Federico Muttoni, director de la consultora Advice, dijo que en caso de intentarse una regulación se deberá ser "cuidadoso" para no afectar a los que hoy trabajan para otros destinos. "La clave está en ser competitivos.Si se deja de serlo, los puestos migrarán", afirmó.


LEY DE TELETRABAJO EN PERU

Las empresas privadas empezaron a contratar bajo la nueva Ley del Teletrabajo  (Ley 30036) en junio del 2013, su reglamento se publicó  en Nov. 2015, en donde se establecía que en un plazo de 180 días se tenía que determinar las cuotas para el sector público.  La Autoridad Nacional del Servicio Civil (Servir) será la encargada de determinar  estas para el teletrabajo en el sector público.  

Los trabajadores podrán acordar con su empleador el cambio de modalidad presencial hacia el teletrabajo, ya sea por un periodo temporal, en caso de situaciones especiales, o de forma permanente.

En el caso de situaciones especiales temporales están referidas a cuando el trabajador sufre una enfermedad o lesión que le dificulte su traslado al centro de labores. O en el caso de las mujeres, cuando están en el periodo de gestación o tras concluir la licencia por maternidad.  También podría aplicar en caso de un familiar directo del trabajador sufra un accidente o enfermedad grave que requiera de su cuidado.

Todas estos casos estarán contemplados, siempre que exista un acuerdo entre ambas partes, y el pedido del cambio a teletrabajo puede darse por iniciativa del trabajador o de la empresa.

La norma también establece que el teletrabajo se puede realizar a tiempo completo o de forma mixta, donde el trabajador puede trabajar algunas horas fuera de casa y otras en la oficina.

El reglamento subraya que en los casos de cambio de modalidad presencial hacia el teletrabajo, el trabajador deberá mantener los mismos beneficios como si continuara laborando en la oficina.

El cambio permanente hacia el teletrabajo puede ser de interés para las empresas al ahorrar el costo del espacio físico de las oficinas, pero deberá compensar al trabajador si este es el que aporta los implementos de trabajo como una computadora, impresora, energía eléctrica, servicio de Internet.

El reglamento también subraya que la empresa no puede obligar a un trabajador a cambiar de modalidad hacia el teletrabajo, sino que este debe ser aceptado voluntariamente. Asimismo, establece la posibilidad de reversión,  que luego de un periodo el trabajador vuelva a laborar a la oficina.

El reglamento establece un plazo de 90 días para que el Ministerio de Trabajo dicte algunas disposiciones complementarias en materia de control de asistencia, salud y seguridad en el trabajo.

Según el MTPE las empresas peruanas que ya aplican el teletrabajo, son MDS Solutions, KPMG, BCP, Neptunia, Edelnor, Interbank, Choice Air Courier del Perú, IBM, Cisco Systems, Repsol y Sociedad Agrícola Viru.

Entre  los beneficios de este nuevo sistema figuran:
-Laborar desde casa podría hacer más productivo al trabajador, al tener una mayor tranquilidad familiar.
- Las empresas podrían ahorrar costos en la instalación de las oficinas para sus trabajadores.


HOME OFFICE: Mayor productividad.

La opción del trabajo en casa  (home office), ayudaría no sólo a evitar el tráfico y evitar los problemas para trasladarse al trabajo, sino también contribuiría a elevar la productividad de los empleados y reducir costos para las empresas, destacan especialistas.

De acuerdo con un estudio elaborado por la Universidad de Stanford, las personas que trabajan desde su casa son más productivas entre 10% y 15% debido a que toman menos descansos, se concentran más en sus labores, se enferman menos e incluso tienen un índice de satisfacción y de felicidad mucho más elevado, comentó Jesús Álvarez Barrios, presidente del comité de comunicación de la Asociación Mexicana de Empresas de Capital Humano (AMECH).

Las personas que trabajan tanto en casa como a distancia por lo menos una vez a la semana tienen una mayor satisfacción en materia de su equilibrio de vida y trabajo, así como un menor nivel de estrés. Ello se refleja también en un impacto favorable para su salud, coincidieron los expertos consultados.

La ventaja para las empresas es que no tienen que enfrentar el costo de la infraestructura física, además de que no necesitan instalaciones para las personas que trabajan desde su casa, lo que también reduce algunos de los gastos de administración.

Técnicamente, lo que necesita un trabajador para poder aplicar la estrategia del home office es una computadora, una conexión a internet o un dispositivo móvil para que pueda hacer su trabajo a distancia, como si estuviera en una oficina tradicional.

No todas las empresas se prestan a este tipo de trabajo desde el hogar. Cambiar una cultura laboral no se consigue de la noche a la mañana, pues es algo que se debe aplicar con tiempo, para aterrizar dónde es factible y dónde no-



No hay comentarios:

Publicar un comentario