domingo, 12 de marzo de 2017

BLOCKCHAIN: Se creó Enterprise Ethereum Alliance

Más de 30 compañías anunciaron la creación de la Enterprise Ethereum Alliance, que creará una versión estándar del software Ethereum que las empresas de todo el mundo pueden utilizar para realizar el seguimiento de los datos y los contratos financieros.

La nueva organización, sin fines de lucro, es parte de un movimiento más amplio para aprovechar el concepto de blockchain, que fue introducido en el mundo por Bitcoin.
Blockchain ofrece una manera para que computadoras y empresas no relacionadas puedan recolectar y almacenar información simultáneamente sin depender de una autoridad central La tecnología se considera más difícil de corromper o hackear debido a su dependencia de muchas personas en lugar de una sola autoridad.

Grandes corporaciones han estado buscando maneras de utilizar la tecnología del blockchain para no perder de vista la información creada por las compañías no relacionadas, como transacciones comerciales de la acción y del enlace.

IBM ha conducido un proyecto de colaboración por separado, conocido como la Fundación de Hyperledger. La nueva alianza Ethereum ha sido descrita por algunos de sus patrocinadores como una opción a la propuesta de la big blue para las empresas que buscan usar la tecnología.

Ethereum fue introducido en 2013 por un desarrollador llamado Vitalik Buterin, entonces de 19 años, que había trabajado previamente en Bitcoin. Básicamente, Ethereum es una plataforma descentralizada que permite soportar la creación de acuerdos de contratos inteligentes entre pares. Cualquier desarrollador puede crear y publicar aplicaciones distribuidas que realicen contratos inteligentes.

Desde su lanzamiento oficial en 2015, la red Ethereum ha sido blanco de hackers. Sin embargo, también ha ganado un gran número de seguidores entre los programadores, que ven la plataforma como una forma nueva y sofisticada para grupos de personas y empresas para iniciar y realizar transacciones y contratos de todo tipo.  Muchas compañías apuestan a que Ethereum ganará la carrera para convertirse en la cadena de bloque estándar para futuras operaciones comerciales.

La creación de la alianza Ethereum muestra un compromiso continuo entre las grandes empresas para hacer que la tecnología funcione, en gran parte porque promete crear bases de datos mucho más racionalizadas que requieren menos mantenimiento de back-office.

Accenture en Febrero publicó un informe donde decía que blockchain podría ahorrar a los 10 bancos más grandes de US$ 8.000 millones a US$ 12.000 millones al año en costos de infraestructura -o 30% de sus costos totales en esa área. Accenture  integra la junta directiva de la alianza Ethereum.

La actual red Ethereum tiene una moneda virtual interna  Ether, cuyo valor ha variado en los últimos dos años. Ethereum, sin embargo, es mucho más que un sistema de seguimiento de divisas. También permite a la gente escribir lo que se conoce como contratos inteligentes en la cadena de bloques Ethereum. Debido a su capacidad para contratos inteligentes y otras capacidades informáticas complicadas, Ethereum es visto como más ágil y adaptable que Bitcoin.

Muchas compañías ya han estado trabajando para crear sus propias versiones de Ethereum para propósitos específicos. Por caso, JP Morgan ha creado una versión de Ethereum conocida como Quorum que el banco utiliza en pruebas para mover dinero entre sus sucursales de diferentes países. Quorum se convertirá en una parte de la nueva versión de Ethereum que está siendo desarrollado por la alianza.

Algunas de las compañías de  la nueva alianza esperan que las cadenas de bloque privadas Ethereum, en algún momento, puedan conectarse a la cadena de bloque pública Ethereum, creando un estándar para el almacenamiento y movimiento de información en todo el mundo.

Entre los miembros fundadores de la alianza se encuentran Accenture, BBVA, Credit Suisse, ING, Intel, JP Morgan, Microsoft y Santander, entre otras.




ANTECEDENTES

American Express se unió a Hyperledger

American Express Co. la emisora de tarjetas de crédito más grande del mundo por compras se sumó al Hyperledger Project, un grupo del sector con más de 100 miembros que desarrolla Blockchain tecnología de cadena de bloques para uso corporativo.
American Express aportará códigos e ingenieros al Hyperledger, que fue creado por la Linux Foundation en el 2015 y hoy cuenta entre sus miembros a empresas como International Business Machines Corp., Airbus Group SE y JP Morgan Chase & Co.

Previamente, muchos bancos se habían sumado a un consorcio llamado R3 CEV para analizar formas de acelerar las transacciones financieras a través de cadenas de bloques, pero el grupo fue perdiendo miembros y el 2016 se unió formalmente al Hyperledger.
Aunque experimentó con diversas aplicaciones de la tecnología en sus divisiones, American Express nunca se había sumado a un grupo del sector. En 2015, su American Express Ventures invirtió en Abra, que utiliza cadena de bloques para transferir dinero por el mundo.

American Express,  ve la cadena de bloques como una tecnología “revolucionaria” para la banca, en particular los pagos digitales.

Los bancos globales buscan formas de utilizar la cadena de bloques como un libro de contabilidad descentralizado para transferir dinero, monitorear contratos y aprobar transacciones financieras complejas.

Para los bancos, la cadena de bloques también cuenta con una función de seguridad intrigante: no se pueden borrar ni modificar entradas a menos que las partes acuerden los cambios. Pero por el momento, sin embargo, su adopción es retrasada por obstáculos regulatorios y cambios necesarios para procesos corporativos complejos.


BLOCKCHAIN contabilidad de transacciones digitales

Actualmente la mayoría de la gente utiliza un intermediario de confianza, como un banco para realizar una transacción. Pero blockchain permite que consumidores y proveedores se conecten directamente, eliminando la necesidad de un tercero.

Usando criptografía para mantener un intercambio seguro, blockchain proporciona una base de datos descentralizada, o un “libro de contabilidad digital” de las transacciones que todo el mundo en la red puede ver. Esta red es esencialmente una cadena de computadoras que aprueba un intercambio antes de que pueda ser verificado y registrado.


Blockchain puede funcionar con la mayoría de las transacciones que incluyen valor (dinero, bienes y propiedades). Su potencial parece ilimitado: desde recaudación de impuestos a remesas de dinero a personas no bancarizadas.

Blockchain también puede ayudar a reducir el fraude, ya que cada transacción debe ser grabada y distribuida en los “libros contabilidad digital” para que cualquiera la pueda ver.

De volverse una tecnología masiva, blockchain puede ser utilizado por cualquier persona con acceso a Internet que realice transacciones.

Actualmente solo una pequeña proporción del PIB global ( 0,025%; US$ 20.000 millones) es mantenida en blockchain, según el World Economic Forum, quien sugiere que el uso de esta tecnología crecerá significativamente la próxima década, dado que bancos, aseguradores y firmas de tecnología ven en su uso una manera de acelerar acuerdos comerciales y reducir costos.

Entre las compañías que están analizando adoptar blockchain se encuentran UBS, Microsoft, IBM y PwC. Y el Banco de Canadá también experimenta con la tecnología.

Aite, consultora FinTech, estima que los bancos gastaron US$ 75 millones en blockchain el 2015. Y los capitalistas de riesgo de Silicon Valley también están haciendo fila para respaldar la tecnología.



En el caso de Bitcoin, las tiendas blockchain detallan cada transacción realizada en la moneda digital y la tecnología impide que el mismo Bitcoin pueda gastarse más de una vez por la misma persona.

Inversión bancaria estimada en blockchain














BITCOIN 

 Debido a la forma en la que el creador de Bitcoin definió su oferta monetaria, consistente en la generación de bloques de nuevos bitcoins a repartirse como recompensa a la red global de computadoras que está llevando a cabo el proceso de verificación y validación criptografica de cada una de las transacciones que cruza la blockchain, proceso este conocido con el nombre de minería, la cantidad de Bitcoins adicionados al monto total de Bitcoins existente cada 10 minutos se reducirá de 25 a 12.5 Bitcoins en el proximo mes de Julio de 2016. Esto significa que la OFERTA MONETARIA se reducirá 50% a partir de dicha fecha. Este proceso está programado para que ocurra exactamente cada 4 años, hasta que se mine el último bloque de Bitcoins en el año 2140, momento en el que habrá circulando sobre la tierra la cantidad de 21 Millones de Bitcoins.

El hecho de que la disminución de la demanda ocurra en Julio de 2016 podría traducirse en que veamos el precio de Bitcoin ascender y tomar el maximo histórico previo (1163 USD por Bitcoin con referencia al exchange BITSTAMP).

Analistas ubican el precio de Bitcoin entre 5.000 y 8.000 USD antes de 2020.

Cotización a Enero 2016



Criptomonedas
Bitcoin continuaba liderado la capitalización en Julio 2014




EL ENIGMA DEL INVERTOR DEL BITCOIN

Bitcoin, la criptomoneda nació como un invento de Satoshi Nakamot, pero no se sabe a la fecha nada de dicha persona, por tanto, puede ser un solo hombre, una organización, un gobierno o la mismísima NSA el creador del Bitcoin, nadie ha visto jamás el rostro de su creador ni oído su voz. En 2011, cuando su invento empezaba a ser grande, desapareció. Dejó de contestar hasta los emails de su colaborador más cercano, Gavin Andressen. Simplemente dijo que iba a dedicarse a otras cosas.

A finales de 2008, Satoshi Nakamoto publicó un artículo de investigación donde explicaba los fundamentos del Bitcoin, una nueva moneda digital basada en un software de código abierto y la tecnología P2P. En el documento incluía una dirección de correo a través de la que intercambió emails durante 2.5 años. El sistema pretendía eliminar a los bancos de la ecuación económica, suprimir comisiones, preservar la privacidad en las transacciones, facilitar los micropagos entre personas… Nacía en plena crisis y poseía todos los elementos relativos al signo de los tiempos.

En el 2015,  se emitieron 25 bitcoins cada 10 minutos. Muchas empresas empiezaron a aceptarlo como medio de pago (Microsoft, Dell, Destinia…), gran parte de las inversiones de Silicon Valley fluyen hacia revolucionarias firmas del entorno de esta criptomoneda

En marzo de 2014 cuando Newsweek informó que la periodista Leah McGrath Goodman aseguraba haber localizado a un tipo corriente llamado Dorian Satoshi Nakamoto que vivía humildemente en un suburbio de Los Ángeles. Un físico de origen japonés cuya biografía guardaba demasiadas coincidencias con los datos que se tenían del fundador de Bitcoin. Hablaba un inglés un tanto pobre, había trabajado para asuntos clasificados del Gobierno, su entorno sostenía que podía ser él… Según la periodista, a las puertas de su casa, incluso llegó a decirle: “Ya no estoy involucrado en eso, no puedo hablar sobre ello. Otra gente está al cargo ahora”. No dejaba lugar a demasiadas dudas.

 Al día siguiente de la publicación, el supuesto Satoshi lo desmintió todo. Incluso aseguraba no haber tenido conocimiento del Bitcoin hasta hacía seis meses. Lo más doloroso para la periodista fue que la mayoría de expertos consultados respaldaron su versión. Tras un año de silencio, McGrath, atendió a este diario, durante diez minutos, pero quiso limitar su declaración oficial a que tanto ella como Newsweek siguen respaldando y dando crédito a su artículo, todavía colgado en su web bajo una petición de rectificación del abogado del Nakamoto que negaba serlo. Algunos creen que Leah McGrath tiene que saber algo más de lo que llegó a publicar para seguir manteniendo su versión.

El bitcoin es la cristalización de un viejo anhelo perseguido por el movimiento cypherpunk desde los años 80 que encontró la solución en el protocolo de Nakamoto. Hay unos 14 millones en circulación (cada uno vale hoy unos 220 euros) y, tal y como está configurado el sistema, permitirá que se reproduzcan hasta 21 millones (el proceso terminaría alrededor del año 2140). Su estructura está basada en la llamada cadena de bloques, algo así como las hojas de contabilidad donde se anotan todas las transacciones que se realizan. Esos bloques se generan mediante un complejo cálculo que solo pueden procesar potentes computadoras (a veces centenares de ellas). Ese trabajo lo realizan los llamados mineros, que son recompensados con 25 bitcoins cada vez que obtienen un nuevo bloque. Un incentivo que empezó siendo de 50, pero que desciende a la mitad a medida que aumenta la complejidad del problema matemático. Luego, su valor fluctúa en el mercado en función de la oferta y la demanda y el precio que fijan las casas de cambio.


Satoshi Nakamoto fue el primero en minar Bitcoins y podría tener en su cuenta, según los cálculos que pueden hacerse consultando la cadena de bloques, alrededor de un millón de ellos. Pero desde que desapareció en 2011 no ha movido ni un céntimo. Algo que ha despertado toda suerte de teorías: desde que perdió las claves de su cuenta, hasta que los ha abandonado para no dar pistas de su identidad. Lo que está claro es que es alguien que no los necesita. .

Nathaniel Popper, periodista del New York Times y autor del libro Digital Gold, opina que le contexto histórico es muy importante para definir su identidad. Hay que entender los experimentos previos que se hicieron en la misma línea (como Hashcash o B-Money) y que Satoshi probablemente surgió de ese entorno. Justamente, otro de esos antecedentes, fue Bit Gold, una especie de versión beta sin desarrollar del Bitcoin. Su creador, un experimentado criptógrafo llamado Nick Szabo es a quien apuntaría Nathaniel si tuviera que apostar sobre nombre real del verdadero Satoshi. “Mi apuesta es que estuvo involucrado, pero que tuvo ayuda para desarrollar el código. Él no era el tipo de programador que podría hacer solo ese software. Hay gente que le ayuda. Pero yo no digo que sea él, sino que todas las evidencias obtenidas hasta la fecha apuntan a él”, matiza con toda la cautela del mundo. Szabo, como todos los demás anteriormente, lo niega


Para la gente más cercana al Bitcoin, tanto por su uso como por la militancia ideológica, desenmasarar a Satoshi es irrelevante. Así opina Alex Preukschat es el autor del cómic Bitcoin: La caza de Satoshi Nakamoto. Para él lo importante es que se trata de un proyecto descentralizado p2p y cuya estructura puede aplicarse a otros campos de la vida. “Lo relevante es la comunidad de personas involucradas. Eso se aplica también a la democracia, que solo puede ser igual de buena como lo es la calidad de las personas que la componen. En los proyectos p2p pasa de una forma más pronunciada: todos sus miembros constituyen la fuerza. Para mí lo más bonito no es el dinero o la tecnología. Sinó las nuevas estructuras descentralizadas que nos ofrece para la sociedad. Se trata de una manera de organizar e incentivar en el futuro comportamientos humanos”. Algo así debía pensar Satoshi cuando se marchó a hacer otras cosas y renunció a su invento y al millón de bitcoins de su cuenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada