jueves, 17 de noviembre de 2016

MEXICO: Altán ganó la Red Compartida

El Consorcio Altán ganó el concurso público internacional para la adjudicación de un proyecto para construir, operar y actualizar durante 20 años el proyecto de servicios móviles mayoristas de México conocido como la Red Compartida, uno que también pretende mejorar otras prestaciones sociales como servicios de seguridad nacional, telemedicina y educación a distancia.
La Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT) indico que Altán cumplió  los parámetros técnicos de cobertura y económicos necesarios para desplegar esta red que usará 90 MHz del espectro de los 700 MHz, un par de hilos de fibra óptica de la CFE, más una inversión estimada en 7,500 millones de dólares para desplegar alrededor de 10,000 radiobases y otros elementos de infraestructura a lo largo de México. Tiene hasta el 31 de marzo del 2018 para ofrecer servicios a través de la Red Compartida.

El Consorcio Altán, un grupo integrado por una decena empresas constituido entre fondos de inversión como Morgan Stanley y operadores del sector como Axtel y Megacable. El socio Morgan Stanley Infrastructure tiene el 33.38% de la participación accionaria.

El consorcio demostró a la SCT contar la liquidez de cuando menos el 30% de los recursos para iniciar inmediatamente con la construcción de la red y presentó también otros documentos que amparan el respaldo de instituciones financieras para continuar con el proyecto, así como su capacidad para cumplir con esos compromisos financieros una vez que sean contratados.

Cobertura:  Altán prometió una cobertura del 30% del territorio para el 31 de marzo del 2018 y 25% de los Pueblos Mágicos; cobertura del 50% del territorio para el tercer aniversario de la firma del contrato y el 50% de esos destinos cubiertos para la misma fecha. Una cobertura del 70% de la población al cuarto aniversario del contrato; del 85% de la población al quinto aniversario y todos los Pueblos Mágicos cubiertos, y el 92.2% del territorio habitado al séptimo aniversario de la firma del contrato de asociación público-privado.

Ahora, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes tiene diez días hábiles para notificar al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), para que esta dependencia entregue al Consorcio Altán el título de concesión que le permita explotar los 90 MHz de espectro liberados en la banda de los 700 MHz para empezar con el despliegue de su red e inmediatamente se prosiga con la firma del contrato de Asociación Pública-Privado (APP) entre las partes, en la que también se involucrará el Organismo Promotor de Inversiones en Telecomunicaciones (Promtel), que en la práctica vigilará que Altán haga cumplimiento de sus compromisos.

“La Red compartida es la única alternativa en la ley para generar cobertura en áreas rurales a ritmos acelerados. La cobertura de crecimiento orgánico no es la solución. El nivel de eficiencia en el despliegue de infraestructura es directamente proporcional al beneficio de los marginados digitales”, declaró Jorge Fernando Negrete, presidente de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi).

Pero tanto la SCT, como Altán no deben minimizar el factor Rivada Networks, el otro competidor que fue descalificado del concurso licitatorio y que aún tiene la posibilidad legal de presentar un juicio de nulidad contra el fallo final de la Secretaría de Comunicaciones, regresando a la incertidumbre al proyecto. Rivada Networks presumió contar con los elementos que demostrarían posibles beneficios del gobierno mexicano hacia el Consorcio Altán.


No todo es un sueño dorado para la Red Compartida, dijo Alejandro Mayagoitia, presidente de la Asociación Nacional de Servicios Inalámbricos de Telecomunicaciones (Ansitel). Aún queda por definirse qué tanta participación tendrá en realidad la banca de desarrollo en el proyecto, como para que pueda quedar en riesgo su operación en momentos de coyuntura económica o política.




ANTECEDENTES

La SCT y el IFT modificaron el calendario de la licitación de la Red Compartida, la presentación de propuestas ante la SCT será el 20 Oct. y el fallo el 17 Nov. La firma del contrato se realizará a más tardar el 27 de enero de 2017 o antes si el concursante ganador cumple con los requisitos establecidos en una fecha anterior.

La Red Compartida de Telecomunicaciones de México, es el proyecto de banda ancha más ambicioso de latinoamerica, no obstante, el proyecto no está exento de riesgos debido a que es una iniciativa de largo plazo que requiere de inversiones por más de 7,000 millones de dólares. En el mundo solo hay 4 proyectos similares que aún no están totalmente en operación, por lo que no hay experiencia previa sobre implementación.

Este proyecto funcionará mediante un modelo nuevo: La Red no ofrecerá los servicios de telecomunicaciones directamente a las personas, sino que permitirá que otras empresas utilicen su infraestructura para ofrecer dichos servicios. La Red rentará su espectro radioeléctrico y capacidad a las telefónicas a costos competitivos y las empresas de telefonía ofrecerán el servicio al consumidor.



Se espera  menores precios por los servicios, ya que las empresas que utilicen la Red se ahorrarán los costos que implicarían el construir una red propia, además la Red Compartida ofrecerá un costo de 1 Mbps 50 % más bajo de lo que actualmente cuesta en el mercado. Analistas señalan que estas condiciones representan incentivos para que los operadores trasladen sus ahorros al usuario final.

La SCT estima que la Red brindará cobertura de servicios de telecomunicaciones a 40 millones de personas adicionales que actualmente no tienen acceso a estos servicios. .

Según 5G Américas, México reportó a final de 2015 un total de 104.9 millones de líneas móviles, de las cuales 54.3 millones se clasifican como banda ancha móvil. La penetración de servicios móviles fue del  86.7%, y el de banda ancha móvil en 44.9 %.



Se espera que la Red Compartida comience a funcionar en 1er semestre del 2018 con una cobertura del 30 % de la población. En el tercer año de operaciones, llegará al 50 % y al quinto año llegará al 80 %, según el cronograma establecido por la SCT.


Altas inversiones. Las empresas que participen en la licitación para la construcción y el despliegue de la Red Compartida enfrentan el reto de contar con una gran cantidad de recursos económicos:



La Red deberá contar con tecnología de cuarta generación (4G) y sus actualizaciones, además de cumplir las obligaciones de funcionalidad y calidad que establecerá el Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel). El ganador del concurso pagará anualmente una contraprestación por el arrendamiento del espectro, equivalente a 366 millones de pesos.



En el mundo hay solamente 4 proyectos de redes compartidas similares a las de México.
 Ruanda, en África, cuya construcción comenzó en 2014 y tiene la meta de ofrecer cobertura al 95 % de la población hacia el año 2017, según un estudio de GSMA.
Kenya, cuyo proyecto se mantiene en pausa por negociaciones entre el gobierno y las empresas
Rusia tiene un proyecto que aún no tiene una fecha definida para su inicio de operaciones.
Sudáfrica,  el gobierno aún analiza las opciones para implementar esta iniciativa.
Así, en el mundo no existen referencias concretas sobre este tipo de proyectos y no hay evidencias del porcentaje de éxito en su operación, de acuerdo con el documento de la GSMA.

En mayo de 2015, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, ajustó la potencia de su cobertura de casi 20,000 a 12,000 radiobases y de 10,000 millones dólares a entre 7,000 y 7,500 millones la inversión y durante 10 años para el consorcio que logre hacerse con este contrato.


La Red Pública Compartida Mayorista (RPCM)


La idea de la Red Pública Compartida Mayorista (RPCM) fue incluida en la Constitución, se asignaría  toda la banda de 700 Mhz recientemente liberada completamente a un operador nuevo que únicamente pueda proveer servicios a otros operadores

La creación de un nuevo organismo descentralizado como concesionario, el subarrendamiento del espectro y otros aspectos quedarán en las bases finales que fueron anunciadas por la SCT.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) de Mexico publicaron los criterios generales para la Red Pública Compartida Mayorista (RPCM) que se ordenó crear con la reforma constitucional de 2013.

La RPCM será una red de telecomunicaciones mayorista en todo el territorio mexicano, es decir, que sólo pueda vender sus servicios a concesionarios o comercializadores de telecomunicaciones para lo cual tiene la prohibición de vender servicios a usuarios finales.


La RPCM deberá ser operada  bajo un esquema de asociación público privada (APP). Será autofinanciable porque el Gobierno no la financiará, pero sí aportará 90 MHz de la banda de 700 MHz que es idonea para  prestar servicios de banda ancha móvil. También se está evaluando si el Gobierno aporta hilos de fibra oscura de la red troncal construida por la Comisión Federal de Electricidad. La APP, debe ser atractiva para  quienes invertirán en la construcción y operación de la RPCM



La RPCM benediciará a los concesionarios y los comercializadores tipo Operador Móvil Virtual (OMV o MVNO).  La carga regulatoria se definirá en los títulos de concesión (de red y de banda de frecuencias) y en el contrato APP. El concursante ganador administrará y operará la RPCM,  pero la SCT pretende crear un organismo descentralizado para dar seguimiento.

La SCT fijará una cobertura mínima.  Los concursantes podrán definir más cobertura y será un factor de decisión, pero los criterios de asignación podrán también incluir el pago de una contraprestación.

La calidad estará definida por la regulación del IFT; el precio lo decidirá libremente el ganador. Se evalúa si se permiten descuentos por volumen, pero desequilibra la finalidad de que sea insumo y permita que entren nuevos operadores en especial que atiendan zonas alejadas o sin servicios.


No hay comentarios:

Publicar un comentario