viernes, 17 de junio de 2016

BANCA DIGITAL Nuevas tendencias

 La innovación financiera irrumpe, inversiones, préstamos y pagos digitales están encontrando nuevos protagonistas en las empresas de tecnología que apuestan a la digitalización de la banca tradicional y a las aplicaciones móviles que permiten manejar a los usuarios los servicios desde dispositivos móviles.

“Los bancos están perdiendo su monopolio de la banca. Algunos banqueros y analistas creen que Google, Apple, Amazon o similares no entrarán plenamente en un negocio altamente regulado de bajo margen, como la banca, pero yo no estoy de acuerdo”, aseguró el presidente del BBVA, Francisco González.

González auguró que en pocos años se va a pasar en todo el mundo de los 20.000 bancos “analógicos” actuales a no más de varias decenas de entidades, todas “digitales”.

A nivel global, la banca tradicional no es eficiente y sigue retrasada. Tres de las grandes empresas chinas del sector TI, que son Tencent, Alibaba y Baidú, cuentan con proyectos de bancos privados completamente digitalizados, al igual que otras empresas estadounidenses como Google, Apple y Amazon. Además, constituyen 3 de los 5 proyectos para crear bancos privados aprobados en julio 2015 por la Comisión Reguladora del Sector Bancario de China.

Globalización. Alibaba ha confirmado su interés por expandirse al mercado Latinoamericano.  Un ejecutivo de la empresa comentó en off-the-record que en Latinoamérica “la banca tradicional pertenece a la era de los dinosaurios”, y agregó que “los primeros 20 mil clientes recibirán una cuenta con 10 mil dólares graciables”.

En China, Alibaba el año pasado puso en marcha su propio banco online MYbank, una entidad online destinada a brindar créditos para pequeñas y medianas empresas (PyMEs) y clientes rurales. Otro ejemplo es el de WeBank, el banco digital en el que Tencent tiene el 30%, mientras que las inversoras Baiyeyuan y Liye controlan otro 20% cada una, y el 30% restante está en manos de otras siete entidades.

10 TENDENCIAS - REPORTE PWC

El informe Financial Services Technology 2020 and Beyond, elaborado por PwC, analiza las 10 grandes tendencias relacionadas con la tecnología que van a transformar al sector financiero en los próximos cuatro años y que son FinTech; la economía colaborativa; Blockchain; la inteligencia artificial y la robótica; la nube; la ciberseguridad; el empuje de Asia como centro tecnológico y de innovación; la inteligencia de cliente; la tecnología aplicada en el ámbito de la regulación y la digitalización de todos los procesos y actividades.

1. Fintech, lo inundará todo. En 2014, la inversión mundial en FinTech  alcanzó los 12.000 millones de dólares y la banca invirtió 215.000 millones de dólares en tecnologías de la información -software, hardware, y en servicios internos y externos-. A pesar de la regulación y de otras barreras de entrada, ya existe una gran demanda de servicios relacionados con FinTech tanto en el ámbito de la banca retail y de consumo como en de la banca privada y de gestión de patrimonios. Algunos buenos ejemplos son el fuerte aumento de la financiación de plataformas robotizadas de inversión, la aparición de compañías tecnológicas que ya operan el mercado de préstamos con muy bajos costes o las numerosas iniciativas en el campo de los medios de pago.

2. La economía colaborativa.  ha transformado sectores como el del transporte o el del alojamiento turístico, y el sector financiero puede ser el siguiente, por ejemplo, con el uso de las tecnologías de la información para relacionar de forma más eficiente a aquellos que tienen capital con los que buscan financiación, en lugar de acudir a la intermediación de un banco. Ya tenemos ejemplos en el Reino Unido, Estados Unidos y China de plataformas de préstamos entre particulares –peer to peer lending– en la que confluyen personas que necesitan dinero e inversores que quieren prestarlo para obtener una rentabilidad; y donde el tipo de interés fijado viene dado por el nivel de riesgo que determina la propia plataforma.

3. Blockchain. El 2015, 13 compañías de Blockchain fueron capaces de atraer más de 365 millones de dólares de inversión y se estima que, a principios de 2016, esta cantidad haya superado ya los 1,000 millones de dólares.
Hay 2 principales ventajas que hacen que esta tecnología esté atrayendo la atención tanto de los directivos de las entidades financieras como de start-ups y de compañías de capital riesgo. Por un lado, la posibilidad reducir considerablemente el coste de las infraestructuras y plataformas internas de los bancos. En segundo lugar, las aplicaciones de esta tecnología son prácticamente ilimitadas y van desde las transacciones financieras, hasta automatización de procesos contractuales.

4. Robotización e inteligencia artificial. . En los próximos 5 años veremos cómo se produce un salto en la utilización de este tipo de tecnología: de usarse en aplicaciones concretas –por ejemplo, ya se utiliza en el ámbito de los medios de pago para la detección del fraude- a integrarla totalmente dentro del día a día y en todas las actividades de las entidades financieras.

5. La nube será la infraestructura dominante. Hoy muchas entidades solo utilizan la nube para alojar procesos de negocios que no forman parte de su actividad principal –funciones de CRM, contabilidad financiera o recursos humanos-. Pero en 2020 se espera que también integre otras áreas más estratégicas como, por ejemplo,  los pagos o la calificación de créditos, empujados por la fuerte caída que están experimentado los costes de almacenamiento de datos en la nube. En 2015, la inversión en esta tecnología en todo el mundo aumentó un 26% hasta los 33.400 millones de dólares.

6. La ciberseguridad y el Internet de las Cosas. La ciberseguridad  se desarrollará como consecuencia, entre otros factores, del crecimiento del internet de las cosas, especialmente en las áreas de pagos, seguros y banca comercial. En 2020 podría haber en el mundo 25.000 millones de dispositivos conectados.

7. Asia emergerá como el centro de la innovación tecnológica. China tiene ya el mayor mercado mundial de préstamos entre particulares y es el país con mayor número de usuarios de telefonía móvil. Asia se ha convertido en el líder mundial en investigación y desarrollo y, en el ámbito de las FinTech, es el segundo mercado más atractivo para los inversores sólo por detrás de Estados Unidos. En 2020, se prevé que muchas de las grandes entidades financieras de Estados Unidos sitúen sus centros de innovación en Asia y aprovechen, así, las ventajas de un mercado con menores costes, con una fuerza laboral altamente capacitada en materia tecnológica y con un sector financiero de gran tamaño, ideal para testar el lanzamiento de nuevos productos y servicios.

8. La inteligencia de cliente, la mejor forma empujar los ingresos y la rentabilidad. En 2020, se estima que haya en el mundo 20 veces más datos de los que tenemos ahora. Esto supondrá una gran oportunidad para que las entidades financieras conozcan, en tiempo real, lo que reamente les están pidiendo sus clientes. El análisis de datos, será una de las claves del crecimiento.

9. Los reguladores también mirarán a la tecnología. Los reguladores integrarán muchas de las nuevas herramientas para la recogida y análisis de datos con el objetivo de ser más efectivos a la hora de monitorizar a la entidades financieras y ser capaces, a la vez, de predecir de forma más efectiva potenciales problemas, en lugar de actuar una vez que estos ya se han producido.

10. La digitalización de todos los procesos y actividades.  la digitalización será (ya es) para la entidades financieras la corriente que lo envolverá todo. Desde la experiencia del cliente hasta la eficiencia operativa; desde los medios de pago, pasando por la gestión de activos, los seguros y los mercado de capitales.

Para Salvador Nacenta, socio del Sector Financiero de PwC, “la evolución de la tecnología en el sector financiero se constituirá en una palanca de máxima potencia para la generación de nuevos modelos de negocio, mejorar la experiencia el cliente y reducir costes significativamente. Estas tendencias, por tanto, deben de verse como una oportunidad para las entidades bancarias y aseguradoras y es por ello que el sector financiero debe estar ya trabajando sobre ellas, analizando cómo incorporarlas y transformar sus modelos operativos. Sólo si se ignoran o se minusvaloran podrían transformarse en amenaza individual para aquellas entidades que así lo hagan”.


ROBOT ASESORES FINANCIEROS

Robots asesores que, a partir de algoritmos,pueden gestionar las carteras de inversión de los clientes de las entidades financieras, y que empiezan a integrarse en la banca digital o fintech.

Aunque este modelo de asesoría automatizada aún no se ha extendido, ya genera debate dentro del sector porque empieza a mover cifras contundentes, por el abaratamiento de costos que supone.

En Estados Unidos han desarrollado plataformas automatizadas que han amasado 5.300 millones de dólares, como es el caso de las startups Betterment y Wealthfront o la empresa Schwab.

Hasta ahora los clientes de este tipo de servicios tenían capitales elevados (activos de inversión por valor de más de un millón de dólares),  pero al automatizarse, los costes se reducen y por tanto es posible llegar a más gente a través de internet.

Los hay quienes opinan que los robot advisors no tiene por qué limitarse a la asesoría, y que inviertan con el activo de los clientes. Pero para ello primero deben tener toda la información posible en sus plataformas automatizadas y evaluar todos los activos.

Hay la necesidad de una regulación clara, que defienda los intereses de los clientes y delimite las responsabilidades de las empresas, y pronto, antes de que el modelo siga creciendo.

DESARROLLO SERVICIOS FINANCIEROS: PILARES

Según un  informe de IDC Financial Insights Perspective, de los US$ 455,000 millones que la industria de servicios financieros a nivel mundial destinó a la tecnología, US$ 114,000 millones los gastó en movilidad, Cloud, Big Data y análisis de datos, esto es más de 25% de los presupuestos de TI y según el estudio, esto aumentará a casi 30% en 2019.

El avance de la tercera plataforma y sus cuatro pilares - Movilidad, Nube, Big Data y Analytics (BDA), y el emprendimiento social - ha provocado un cambio fundamental en cómo las compañías de servicios financieros están consumiendo y destinan el presupuesto para TI. Además, la tercera plataforma está creando oportunidades más significativas para las instituciones financieras en décadas

"Las instituciones financieras están aprovechando cada vez más estos cuatro pilares para transformar sus negocios, con un foco afilado en tres de los pilares: La movilidad, nube y BDA".

MOVILIDAD: Se ve cada vez más como un facilitador para incrementar ventas, mejorar la productividad, y brindar satisfacción al cliente y al empleado. Los elementos de movilidad que comprenden esta previsión línea superior incluyen:
-  hardware móvil (tabletas, teléfonos inteligentes)
software móvil (gestión de movilidad empresarial, desarrollo de aplicaciones empresariales móviles, seguridad de la empresa móvil, gestión de la conectividad y de la política, las aplicaciones empresariales móviles)
servicios móviles (datos inalámbricos, servicios empresariales móviles).

CLOUD: Las instituciones financieras están adoptando la nube tanto para ganar eficiencia en los procesos de negocio como para mejorar la captación de clientes y la experiencia. Los elementos de la nube que comprenden esta previsión línea superior incluyen:
-  el software como servicio (SaaS)
-  la plataforma como servicio (PaaS)
-  la infraestructura como servicio (IaaS).


Big Data y Análisis (BDA): Es fundamental en los servicios financieros, en términos de la aceleración de la innovación, la optimización de la conducción, la mejora del cumplimiento y la atracción de los clientes mediante el uso de la toma de decisiones basada en datos. Entre estos elementos se encuentran:
- infraestructura Big Data (servidores / computación, almacenamiento, redes, otros centros de datos)
- análisis de datos de alto rendimiento (HPDA)
- software de Big Datos (gestión de la información, descubrimiento y análisis, aplicaciones).


AEFI  en ESPAÑA 

La Asociación Española de Fintech e Insurtech (AEFI) ha nacido  con el objetivo de representar, contribuir al desarrollo y servir de registro a empresas del sector financiero que se valen de la tecnología para crear productos innovadores.

Así, la Asociación pretende llevar a cabo labores de interlocución, comunicación, investigación y de colaboración con los organismos y agentes del sistema para "fortalecer el crecimiento de este sector en España", según ha declarado su presidente, Jesús Pérez.

Este ecosistema está compuesto por más de 12.000 empresas de nueva creación a nivel mundial, que "interaccionan de forma colaborativa y compiten con el sector financiero", según el director de Innovación y Tecnología Financiera del Instituto de Estudios Bursátiles y vicepresidente de AEFI, Rodrigo García de la Cruz.

La alta bancarización de España hace que la penetración de estos productos y servicios digitales financieros en el mercado sea más lenta, aunque los consumidores sí que los han adoptado con "naturalidad", según establece el último informe elaborado por el IEB denominado "Estudio Banca Digital España 2015".

En España, existen alrededor de 79 empresas de este tipo y AEFI sólo cuenta con 70 empresas asociadas, por lo que pretende funcionar como registro ya que se estima que puede haber alrededor de una centena.

Desde AEFI consideran que España se puede convertir en una referencia europea para este sector si se canaliza la inversión hacia las compañías emergentes, se adapta la regulación a sus actividades y se pone en contacto el talento y la innovación de los emprendedores.

En este sentido, el número de iniciativas emergentes de empresas del sector financiero que usan la tecnología para crear productos innovadores en España es "elevado", por lo que la tendencia al alza del volumen de facturación del sector es "palpable", han señalado desde AEFI.

"En España es necesario facilitar los procesos regulatorios para que las compañías puedan ser más ágiles, ya que actualmente muchas de estas iniciativas emigran a Londres, donde sí hay flexibilidad para su desarrollo", ha enfatizado Jesús Pérez.

Uno de los retos de este sector es generar confianza en los usuarios sobre estos servicios financieros digitales y avanzar en las tecnologías de seguridad para evitar el riesgo de fraude al que "tan susceptible es el sector financiero", ha concluido el presidente de la Asociación.



ORANGE creará Banco 100% móvil

La operadora de telecomunicaciones francesa Orange tiene planes crear una entidad que sea "100 mobile bank", es decir, que se puedan realizar todas las operaciones financieras desde un dispositivo móvil.

Por el momento, Orange ha anunciado que ha entrado en negociaciones con Groupama para el desarrollo de un nuevo modelo bancario, un proceso que podría concluir con la adquisición por parte de la operadora de una participación del 65% en el negocio bancario de la aseguradora gala.

Este nuevo modelo de negocio bancario permitirá a Groupama fortalecer sus actividades de banca 'online' y a Orange invertir de forma exitosa en servicios bancarios. "Estas negociaciones podrían llevar a la adquisición por parte de Orange de una participación del 65% en Groupama Banque, que podría beneficiarse de la actual infraestructura operativa del lanzamiento de Orange Bank", explican.

Gracias a la posición de Groupama Banque como banco multicanal y los conocimientos de Orange en telefonía, las dos empresas confían en desarrollar una oferta 100% móvil que refleje los nuevos usos de los clientes de ambas empresas.

Asimismo, resaltan que esta alianza acelerará el desarrollo de ofertas bancarias innovadoras y aprovechará las redes de tiendas locales de Orange, así como las sucursales de Groupama y su filial Gan.

Durante la presencia del plan estratégico 'Essentiels2020' de Orange en marzo de 2015, el CEO de la operadora, Stéphane Richard, ya adelantó la ambición del grupo de diversificar sus operaciones, concentrando sus esfuerzos en la banca móvil, que ofrece "importantes perspectivas de crecimiento". El objetivo es alcanzar unos ingresos de 400 millones de euros por servicios financieros en 2018.

La alianza con Groupama le permitirá acelerar su implementación para poder ofrecer a sus clientes los sercicios de Orange Bank en Francia desde principios de 2017.



BANCA DIGITAL: La apuesta del BBVA

BBVA en su Junta General de Accionistas 2015 tanto el presidente, Francisco González, y el consejero delegado, Ángel Cano,  detallaron la estrategia de BBVA en el futuro. “Estamos donde nadie está, haciendo lo que nadie hace. Estamos construyendo el mejor banco digital del siglo XXI”. Con estas palabras referidas a la transformación digital de BBVA, arrancó Francisco González la JGA.

 Ambos pusieron el acento en la transformación de BBVA para anticiparse al impacto de la revolución tecnológica en la banca. “La industria financiera ha ido con retraso, pero estamos viendo cómo proliferan nuevos competidores en muchos segmentos de la cadena de valor de la banca”. Hace ocho años, BBVA comenzó a construir una nueva plataforma tecnológica, lo que supone “una gran ventaja frente a la inmensa mayoría de los bancos”. La plataforma ya procesa 350 millones de transaccionesbancarias al día, una cifra que llegará a 1.000 millones en 2017.

En 2014, BBVA creó la división de Banca Digital para acelerar su transformación y conseguir que “BBVA se convierta en una empresa totalmente digital, con todos sus productos y servicios digitalizados [como BBVA Wallet o los préstamos one-click] y con más de 100.000 empleados trabajando en modo digital”.


Otros hitos tecnológicos son:
La puesta en marcha de BBVA Data & Analytics, una compañía de big data dedicada al desarrollo de negocios digitales basados en el conocimiento
Las inversiones de BBVA Ventures, un fondo de capital riesgo con 100 millones de dólares que ya ha invertido en 10 startups muy prometedoras en el ámbito de la tecnología financiera
La adquisición de empresas innovadoras, como Simple o Madiva.

Francisco González afirmó que la transformación digital ya está dando resultados. BBVA está aumentando muy rápidamente sus clientes digitales activos, hasta más de 12,4 millones, incluyendo al banco turco Garanti. De ellos, 6 millones operan con el móvil.

Dentro de dos años la transformación digital de BBVA estará muy avanzada. “En este momento, ya somos líderes. Nuestro propósito es seguir trabajando para mantener y ampliar nuestra ventaja.

El presidente de BBVA dijo “Queremos ayudarles a resolver sus problemas, a hacer realidad sus aspiraciones, por eso, en BBVA los principios son clave: la prudencia, la integridad, la transparencia”. En este sentido, resaltó que “un banco ético y responsable es un banco que ayuda a la sociedad”. “La combinación de principios, personas e innovación está ya calando”.

 BBVA en LATINOAMERICA

BBVA espera duplicar sus clientes digitales en América del Sur, hasta los 6 millones en 2016.  BBVA ha invertido 800 millones de dólares como parte del plan de inversión de 2.500 millones de dólares que el banco anunció el 2014.

 Los clientes digitales en la región alcanza los 3 millones, y ha triplicado los que operan con el móvil hasta superar el millón.

BBVA también ha lanzado nuevas webs, como la nueva web corporativa de BBVA Banca Continental en Perú o la nueva Banca Online en Uruguay, que se adapta a cualquier dispositivo. Asimismo, BBVA ha desarrollado nuevas soluciones de banca móvil en la región, como la aplicación BBVA Móvil en Colombia.

Ángel Cano subrayó que BBVA no sólo necesita invertir en canales, sino que hay que diseñar también productos para vender a través de esos canales. “Por eso estamos desarrollando una oferta más digital”, explicó. “Se trata de desarrollar productos pensados digitalmente, diferentes en su concepción, como los pensaría un nativo digital: con menos datos, con menos interacciones y con soluciones también para las redes sociales”. Es el caso, por ejemplo, del SMS Banking en Perú, desarrollado para clientes sin smartphone, que permite realizar transferencias y pagos a servicios públicos a través de mensajes SMS; o deBBVA Link, en Chile, la primera cuenta bancaria en Facebook de América Latina.

Ángel Cano explicó que este proceso de transformación hacia un modelo más digital implica también simplificar los procesos a través de la digitalización y la automatización. A día de hoy, más del 90% de las transacciones financieras se realizan ya fuera de las oficinas, gracias a la digitalización del servicing y al nuevo modelo de oficinas.


El consejero delegado de BBVA destacó que el plan ya está arrojando sus frutos en la región, con un incremento en la cuota de negocio hasta alcanzar casi el 11% y una mejora del ratio de eficiencia que se sitúa en el 42%. Además, el número de clientes se ha incrementado en más de un millón en el último año, creciendo más de un 30% en clientes digitales, y multiplicándose por tres los que operan a través del móvil. “Alcanzaremos la cifra de 6 millones de clientes digitales en la región en 2016”, señaló Ángel Cano.



Centro de Innovación BBVA

BBVA Innovation Edge es una publicación multiplataforma que persigue analizar la innovación. En concreto, se dirige a mostrar las nuevas tendencias, anticipar las tecnologías emergentes y analizar las cuestiones específicas que pueden afectar a la industria financiera. Cada edición aborda una tendencia y reflexiona sobre ella en profundidad


SOLO LOS BANCOS DIGITALES SOBREVIVIRAN

En el nuevo ecosistema digital, al que deberá acomodarse el sistema financiero, habrá que observar las futuras interacciones de cuatro actores: la banca tradicional, los nuevos jugadores digitales, el regulador y los consumidores


La banca fue de los primeros en introducir tecnología punta en su funcionamiento, primero con los grandes centros de computación en los años 50-60 y luego con su entrada en Internet alrededor de los 90. Aquella era aún una época en que dichas inversiones millonarias significaban (entre otras cosas) elevar las barreras de entrada al mercado financiero de otros jugadores. Esto, sin embargo, ha cambiado radicalmente en la era digital. 

La Ley de Moore, planteada  en 1965, que predecía que cada dos años se duplicaría el número de transistores en un circuito integrado, ha devenido en un incremento brutal de la capacidad de almacenamiento y en la velocidad de procesamiento de datos, llevando a un derrumbe de los costes. Por ejemplo, el precio de un gigabyte ha pasado a cerca de un céntimo US$ a día de hoy; y seguirá cayendo. Se estima que en cinco años el mundo contará con 40 zetabytes de información a disposición para ser explotada, lo que representa casi 60 veces el total de granos de arena de todas las playas del mundo. Fotos, vídeos, interacciones en las redes sociales y otro tipo de información que va dejando huella en el ciberespacio, y que interactúa de manera perfecta con los dispositivos móviles, continúa incrementando el flujo de datos en todo momento y lugar. 

 La base de la disrupción ha sido el aprovechamiento del almacenamiento y procesamiento en la nube, o lo que es lo mismo, el Cloud Computing. El sistema financiero no fue transformado directamente pero sí de forma indirecta con la introducción paulatina de nuevas plataformas de pago más ágiles y baratas. Y ahora, los jugadores digitales se encuentran brindando soluciones en prácticamente todos los campos, como es el caso de los préstamos tipo P2P o Crowdfunding, donde ya se aprecia una interesante penetración tanto en países desarrollados como emergentes. 

El hecho de que estos actores no sean entidades financieras y actúen de manera global a través de la web, y que sólo realicen funciones “parciales” de un banco, los deja todavía con poca presión regulatoria y supervisora, lo que les ha permitido ir avanzando de manera más rápida. Adicionalmente al hecho de que la banca cuente con una regulación bastante estricta, ha tenido que actuar con el peso del llamado “legacy” tecnológico, producto de la agregación de sistemas informáticos heterogéneos en su transformación durante décadas, mientras que los nuevos actores digitales han nacido sin esas ataduras, lo que les ha permitido en muchos casos, ser los primeros en poner a disposición soluciones financieras con cero fricción, bajo coste y de alto valor a la experiencia del cliente. 


El mundo digital plantea un nuevo ecosistema para el sistema financiero donde habrá que observar las futuras interacciones de cuatro actores: la banca tradicional, los nuevos jugadores digitales, el regulador y los consumidores.
La banca tradicional, deberá darle mayor impulso a su ímpetu innovador para equiparar la frescura y rapidez con la que los nuevos actores digitales han venido generando este Big Bang financiero. 
Los “players” digitales tendrán también que aprender a jugar con las leyes de una regulación en un sector altamente sensible.
El regulador deberá estudiar, conocer y adaptarse a los aportes que traen el Cloud Computing y el uso del Big Data a la sociedad.
Las nuevas generaciones de consumidores van planteando sus nuevas exigencias y necesidades en este mercado.

ANTECEDENTES

Según un estudio del BBVA de fines del 2103, se estimó que  en las próximas dos décadas pasaremos de los 20 mil bancos “analógicos” en el mundo a no más de unas cuantas docenas de bancos “digitales.
La tecnología digital ya ha transformado radicalmente muchos sectores y la banca no podía quedar excluida, en este cambio de las reglas del juego, emergerán nuevos competidores, que no cargan con el legado histórico de la banca: sistemas obsoletos y costosas redes de distribución. Por ahora, estos nuevos competidores (PayPal, Square, izettle, SumUp, Dwolla) son considerados jugadores de nicho. Sin embargo, se expandirán o buscarán alianzas con algunos de los grandes nombres del mundo digital ( Google, Facebook, Amazon), con marcas sólidas y millones o miles de millones de usuarios, entrarán en la banca digital.
contienda.
La única ventaja de la banca tradicional es que cuentan con mucha información financiera y no financiera que han acumulado de sus clientes, solo si saben usar adecuadamente dicha información (hábitos, gustos, necesidades y aspiraciones), podrán convertirla en conocimiento y usarla para ofrecer a los usuarios exactamente lo que desean, cómo y cuándo lo necesiten. 
Los jóvenes usuarios quieren servicios sencillos y transparentes, con ofertas personalizadas, inmediatas y disponibles desde cualquier lugar y los servicios móviles ofrecen esta experiencia de usuario mucho más flexible y adecuada,también desean contenidos innovadores, y nuevos productos y servicios financieros y no financieros- que se ajusten a sus necesidades

 Las nuevas tecnologías convergentes como‘big data’ y ‘cloud computing’ serán herramientas fundamentales para ofrecer una mejor experiencia de usuario (QoE). También se necesitan los modelos de innovación abierta, para crear un ecosistema abierto a desarrolladores externos para crear servicios y donde los empleados, clientes, socios y otros stakeholders deben estar involucrados en el proceso.
El sector de servicios financieros se está convirtiendo en nuevas empresas de servicios de información, donde a través de la tecnología, la información se transforma en conocimiento, por ello el motor de este cambio será una plataforma tecnológica capaz de integrar volúmenes ingentes de información. 
Se está creando un nuevo ecosistema financiero. Existirán jugadores de nicho, pero la mayoría no serán más que “proveedores” de los grandes jugadores, ese pequeño número de bancos “digitales” que actuarán como “distribuidores del conocimiento” y liderarán la cadena de valor. Serán los dueños de las plataformas a través de las cuales se canalizarán los productos y servicios hacia los clientes. Es aquí donde veremos el principal enfrentamiento entre los bancos “digitales” y los nuevos competidores.
La transición de lo analógico a lo digital exige una revisión integral de la tecnología y la cultura corporativa de la banca.Los reguladores también afrontan enormes desafíos. Deben mantener un terreno de juego equilibrado entre un sector bancario fuertemente regulado y el entorno virtual, prácticamente libre de carga regulatoria. Los supervisores tienen que garantizar la seguridad, privacidad, protección del consumidor y estabilidad sistémica dentro de un mundo digital, hasta ahora desconocido para ellos, cada vez más complejo y que crece a gran velocidad.
Al mismo tiempo, deben dejar espacio para la libre competencia y para la innovación. Los bancos están perdiendo el monopolio del negocio bancario; cada entidad deberá situarse a la altura del desafío de ofrecer los servicios de información (bancarios o de otro tipo) que la gente necesita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario