sábado, 7 de mayo de 2016

ARGENTINA: Datos del mercado de Telecomunicaciones

El mercado argentino de telecomunicaciones mantiene hace algunos años una estabilidad en servicios de TV paga, banda ancha y telefonía fija, tanto en cantidad de accesos como en participación de mercado.

En cuanto a la telefonía móvil, mientras el número de líneas se acerca a la saturación, la asignación de espectro 4G pone a este servicio en el foco del negocio. El 2015 los operadores comenzaron a ofrecer servicios LTE. Además, se espera la entrada del cuarto operador móvil, Airlink, que adquirió espectro en octubre de 2014.

Entre marzo de 2014 y el mismo mes de 2015, los accesos residenciales a Internet (fijo y móvil) crecieron un 9,5 %.


TELEFONIA FIJA
 Telefónica y Telecom tienen el 95% de las lineas fijas

INTERNET FIJO
Ademàs de  Telefónica y Telecom, la cablera Cablevisión tiene un tercio del mercado

El internet fijo cerró el 2014 con 5.9 millones de suscripciones


TELEFONIA MOVIL

Los accesos móviles pospagos a Internet representaron el 59,1 % del total de accesos residenciales, según Indec . La Banda Ancha Móvil (BAM )cerró el 2014 con 8.4 millones de suscripciones


TV DE PAGA
Cablevisiòn y DirecTV tienen mas del 69% del mercado de más de 11 millones de suscriptores




Con Decreto de Necesidad de Urgencia (DNU) del Presidente Mauricio Macri, promulgado en diciembre 2015 se creó una nueva autoridad, el Ente Nacional de Comunicaciones.


PLAN FEDERAL DE INTERNET
El Plan Federal de Internet impulsa la venta de celulares smartphones con tecnología 4G con financiamiento en 12 cuotas, el plan buscará facilitar el cambio de equipo para "más de 8 millones de argentinos que no pudieron pasar de los teléfonos de 2da generación a los de 4ta generación".


QUIBIT.TV
Es una plataforma que compite con servicios como Netflix, Clarovideo y Movistar Play.
Qubit.tv nació en Argentina como una start-up en 2011 y desde entonces se ha expandido a Colombia, Guatemala, Ecuador, Uruguay, Paraguay y Costa Rica. Perú, Chile y Panamá el 2017.
Con una videoteca de más de 3,000 títulos entre películas, series y documentales, cuenta con una amplia oferta de cine latinoamericano,  estadounidenses y europeas, además de asiático.
Netflix ha comenzado a perder cuota del mercado hispano, debido a la fuerte competencia de los operadores móviles, de acuerdo con la consultora Dataxis.
Los suscriptores Netflix son unos 10 millones en Latinoamérica, del total de 70 millones, donde México, Brasil, Argentina, Chile y Colombia constituyen los principales mercados.
La participación de mercado de Clarovideo es de un 30%, en menos de tres años de haber sido lanzado al mercado, mientras que Netflix aterrizó en América Latina desde setiembre de 2011.
Qubit.tv facturó unos $220 millones el 2105, mediante su sistema de video por streaming.


FINTECH - TELECOM 
La compra que hizo el fondo Fintech -del millonario mexicano David Martínez- de la mayoría accionaria de Telecom Argentina por 960 millones de dólares, podría ser cuestionada legalmente por sus competidores

La cuestión es que David Martínez también es socio de Cablevisión, la operadora de televisión de paga y el DNU imposibilita a las empresas de telefonía brindar servicios de televisión privada.

Fintech no es la controlante de Cablevisión, pero sí tiene el 40 % y es parte de la sociedad.



CONVERGENCIA

El gobierno de Cristina Fernandez dejo un escenario con tratamientos muy dispares entre cable, telcos y satélite, perjudicando particularmente a los primeros al limitar la extensión de sus redes y de participación de mercado para servicios audiovisuales.

La gestión de Macri  anuló las limitaciones a la expansión de las redes y servicios como forma de propiciar la convergencia. Los cables ya no tendrán límite a la expansión física de sus redes. Pero también fue un paso más allá al posponer el ingreso de Telefónica, Telecom y Claro al negocio audiovisual por 2 años, prorrogables a 3.

La intención del gobierno sería la de nivelar el escenario entre operadores de TV paga por cable y las telecomunicaciones antes de propiciar una competencia total entre ambas industrias y abrir las puertas al cuádruple play.

Las autoridades evalúan distintos mecanismos para generar un cuarto operador móvil, partiendo de la base del espectro en manos del operador estatal Arsat, que cuenta con espectro para servicios móviles en las bandas de 850 y 1900 MHz (para 2 y 3G) y AWS y 700 MHz (para 4G) pero que hoy no está en uso. Esto se debe a que fue intención del gobierno anterior que Arsat desarrollara su propia red móvil utilizando este espectro, aunque la actual gestión descartó la idea.

En los últimos meses de la gestión anterior se sancionó la denominada Ley Satelital que incluía la asignación del espectro mencionado a Arsat así como la exigencia de las dos terceras partes de los votos del Congreso para enajenar cualquiera de sus activos (incluido el espectro).

También se evalúa la posibilidad de poner el espectro a disposición de aquellos operadores que aún no participan del negocio móvil y que éstos monten la infraestructura necesaria. Lo que sí parece seguro es que habrá un rol destacado para Cablevisión, el operador de TV de paga y banda ancha de Grupo Clarín, especialmente luego de que adquiriera 100 % de la operación de Nextel en Argentina. Nextel cuenta en el país únicamente con servicios iDen y apenas 3 % de las líneas móviles, pero sus antenas desplegadas en las áreas de mayor concentración poblacional del país tienen un valor estratégico para un eventual cuarto operador.

Los cableros sostienen que los 2 a 3 años de inhibición para dar servicios audiovisuales a las telcos son poco tiempo, ya que ellos no cuentan aún con servicios móviles en su oferta. El argumento es en que si hoy las telcos pudieran ofrecer servicios de cuádruple play sería una ventaja competitiva muy fuerte frente a su “limitada” oferta de triple play. Es cierto que los cables aún están lejos de ser una alternativa en móviles, pero también lo es que las telcos no están técnicamente en condiciones de ofrecer servicios de TV por sus redes actuales.

A pesar de que desde diciembre de 2014 las telcos estuvieron habilitadas a dar servicios de TV como resultante de la ahora modificada ley Argentina Digital, ninguna llegó a lanzarlos. Esto se debió principalmente a que el grueso de su red no está en condiciones técnicas de soportar la capacidad de tráfico adicional que estos servicios requieren. Las telcos deben invertir (y bastante) en la red fija para aumentar su capacidad y capilaridad. Pero, a su vez, sostienen que semejante inversión sólo se justifica con el ingreso adicional que generarían los servicios de TV. Un tema de tiempo y dinero.

Los 2 a 3 años para que las telcos puedan dar TV pueden ser mucho tiempo para comenzar a pensar en convergencia, habida cuenta de la velocidad a la que las opciones OTT van ganando terreno. En términos de hogares, en Argentina Netflix ya es el tercer proveedor de servicios de video de paga, detrás de Cablevisión y DirecTV. ¿Tendrá sentido que recién en 2018 o 2019 empresas como Telefónica, Telecom o Claro puedan lanzar servicios de TV? ¿Habrá demanda para ese entonces?

Más allá de lo que finalmente se haga con el espectro de Arsat y un eventual cuarto operador bajo un modelo mayorista, sería mejor anticipar lo más posible un mercado convergente y en competencia. Esto no sólo implicaría permitir ya mismo que las empresas de telecomunicaciones den servicios de TV sino también habilitar a los operadores de TV por cable a dar servicios móviles montándose sobre las redes existentes bajo modelos de operador virtual hasta tanto se defina qué sucederá con el cuarto operador. De no ser así, estaríamos condenando a la población a seguir contando con un mercado con escasa competencia y con productos por debajo de la capacidad tecnológica estándar del momento.

La regulación de la convergencia es de por sí un trabajo complejo. Cuando hay convergencia, las distintas industrias que convergen chocan entre sí. Esto es lo que estamos viendo ahora. Pero convergencia implica en definitiva un trato uniforme para todos los actores. El punto está en lograr el equilibrio en las asimetrías forzadas necesarias para atravesar la inevitable transición, que debe ser lo más corta posible para no postergar un desarrollo clave para cualquier sociedad moderna.

ARSAT

Empresa estatal que presta servicios de telecomunicaciones y video que ofrece a través de sus satélites Arsat 1 y Arsat 2 ya cubren toda la región latinoamericana. A pesar de que su segundo satélite aún no se comercializa, Arsat ya firmó un acuerdo con Arianespace para lanzar un tercer satélite.

Rodrigo Loredo, presidente de Arsat, dijo que la empresa debe ser sostenible y rentable, por lo que se busca reinvertir las ganancias en infraestructura para su crecimiento.


La Red Federal de Fibra Óptica ( REFEFO) que implementa ARSAT  está conformada por una red troncal federal, organizada en 13 regiones geográficas, y varias redes provinciales interconectadas a la primera. La red troncal es la encargada de transportar el tráfico IP entre los puntos de acceso provinciales y el punto nacional de acceso ubicado en el Centro Nacional de Datos que ARSAT tiene en Benavídez, donde convergen la Red Federal de Fibra Óptica y las redes físicas de los principales operadores privados del país.


La red sumará un total de 58,000 kilómetros y alcanzarán 2.600 localidades que concentran 36 millones de personas (90% de la población total del país). Esto es complementario con la comunicación punto-multipunto realizada a través del satélite ARSAT-1 en antenas VSAT.

El tendido tiene actualmente 35,000 kilómetros, ( en 4 años) lo que equivale al 60% del total previsto. A fines de 2014, ARSAT dio inicio al proceso de puesta en servicio de la red troncal.

El costo promedio del mega de Arsat estará en US$ 25.
 A esa red le están agregando otra, que conecta la red troncal con cada una de las 1.200 localidades en todo el país, de las cuales más de 100 nunca tuvieron Internet.

La inversión es de $ 4.530 millones, en dos años: $ 3.660 millones son para desplegar la red de fibra óptica y $ 870 millones para ponerla en servicio.

Telefónica:  abonará 6,6 millones de dólares por año a Arsat para utilizar 7.400 kilómetros de Refefo. El acuerdo le permitirá mejorar su oferta de banda ancha fija y móvil en las provincias de Chaco, Chubut, Jujuy, Mendoza, Misiones, Neuquén, Río Negro y Santa Cruz.
Arsat  búsqueda su equilibrio desde el arribo de la administración Macri: ya pospuso la construcción del satélite Arsat 3 e incluso analiza el ingreso de capitales privados.
Arsat gestiona una red óptica de 32.000 kilómetros, de los cuales 16.000 ya están operativos.
Claro:  renegocia  un contrato  para rentar 8.400 kilómetros de esta red.
Otros 70 pequeños operadores y cooperativas también hacen uso de esta infraestructura.


Criticas a  ARSAT

Se destinó US$ 1236 millones a la red REFEFO, pero a fines del 2015 sólo les prestaba servicio a 19 localidades, sobre un universo potencial de más de 3000 distritos. El satélite Arsat-2 orbita a 35.786 kilómetros de altura, está en la posición 81° Oeste, el segundo satélite argentino se lanzó en Set-2015 pero hoy ningún cliente contrató sus servicios.

ArSat  recibió US$ 3148 millones y se encarga de administrar ambos negocios, y de transmitir la Televisión Digital Abierta (TDA).

 El plan d la red REFEFO consistía en construir una red troncal de 32.000 kilómetros de fibra óptica, de los cuales hizo la obra civil para 25.000 kilómetros, pero "iluminó" sólo 6500 kilómetros.

La conexión final en cada provincia lo financiaba el estado con el 84% de las inversiones y las gobernaciones debían poner la parte restante. Hasta fines del 2015, sólo 5 distritos tenían completa esa extensión de la red: Neuquén, Misiones, La Pampa, La Rioja y Chaco. Tienen un denominador común: entonces estaban gestionados por gobernadores del Frente para la Victoria o movimientos enrolados con la entonces presidenta Cristina Kirchner.

El objetivo de la nueva gestión Macri es conectar 1147 localidades en los próximos años. Lo notará el 30% de la población que habita el 70% del país. Según Rodrigo De Loredo, actual presidente de la compañía estatal de comunicaciones y yerno de Oscar Aguad, el ministro del área, 

Dice que el objetivo de la nueva gestión es alcanzar este año los 24.000 kilómetros iluminados y reducir el precio del megabyte en las localidades a donde llega. En el interior del país cuesta un promedio de US$ 50, pero De Loredo cree que podría llegar a US$ 18, por la nueva competencia que ArSat les pondría a las actuales prestadoras de Internet (las principales son Arnet, de Telecom; Fibertel, del Grupo Clarín; Speedy, de Telefónica, y Telecentro, del grupo Pierri).

Su antecesor en el cargo Matías Bianchi sostuvo que esos números son falsos. "Dejamos la gestión con 12.000 kilómetros iluminados y un plan para poner en operación los restantes antes de agosto del 2016. Si hubo un punto que podría haberse mejorado es el hecho de haber generado expectativas de disponer de la red operativa en tres años a partir del lanzamiento. La realidad requirió mucho más tiempo. Pero la red está y hoy están basando su plan en ella", explicó.

La inversión satelital fue menor, pero también se mide en millones de dólares. De 2010 a 2015 se destinaron US$ 700 millones para el ArSat 1, que usaba a diciembre un 70% de su capacidad, y el ArSat 2, de similar capacidad, que orbita vacío sin los regionales para utilizarlo. Según el informe que envió Marcos Peña al Congreso, la inversión satelital tiene un uso promedio del 35%. Ése fue uno de los motivos por los que el gobierno de Mauricio Macri suspendió la construcción de un tercer satélite.

"Peña no dice que ArSat tiene un satélite en operaciones y otro nuevo en una posición sin explotación comercial previa que no permite generar comerciales a futuro por incertidumbre técnica. En enero se estaban migrando los contratos de Telefónica, Red Intercable y AMX Argentina. Representan 30% de la capacidad total de ArSat 2 y fueron negociados por nuestra gestión. Fue una decisión estratégica priorizar las ventas sobre territorio nacional", sostuvo Bianchi.

Los números del Gobierno indican otra cosa. Hasta diciembre del año pasado, el ArSat 2, que puede prestar servicios de comunicación desde Tierra del Fuego hasta Canadá, no tenía ningún cliente subido. Tampoco se había prevendido su capacidad ni solicitado los permisos de aterrizaje, el paso previo para la venta de servicios. Sólo se había hecho una presentación preliminar ante la Comunidad Andina (Bolivia, Ecuador, Perú y Colombia).

Esos trámites tardan unos seis meses, por lo que se suelen empezar antes de su puesta en órbita. Dado que el satélite tiene una vida útil de 15 años, cada mes que se pierde en comercializarlo es un ingreso que no se recupera. . En los últimos 5 meses ArSat inició gestiones en Estados Unidos, Canadá, Uruguay, Paraguay, México, Brasil y Venezuela, entre otros países.

ArSat también construyó en 2011 un data center (un centro de procesamiento de datos) por US$ 62 millones. Al momento del cambio de mando político, se había ocupado un 5% de su capacidad.





WIFI PUBLICO

Alrededor de 1.000 pueblos argentinos con menos de 50.000 habitantes tendrán acceso a Wi-Fi en sus principales plazas y parques, dijo Raúl Martínez, secretario de País Digital, proyecto a cargo del Ministerio de Modernización.
El programa estará especialmente enfocado en localidades que registran escasa o nula presencia de fibra óptica, dado que los operadores no suelen avanzar en implementaciones cuando no está garantizada una ocupación del 30 % del tendido.

Según información revelada por los operadores privados en el Foro de Gobierno y Ciudades Digitales, realizado el 28 de abril 2016 en Buenos Aires, existen al menos 500 pueblos donde la conectividad solo puede llegar con apoyo constante de los fondos públicos.

La estatal Arsat anunció que quiere brindar Internet de bajo costo en 1.200 municipios —100 de las cuales jamás disfrutaron del servicio— aunque a esta altura se desconoce si ambos proyectos forman parte de un mismo plan.





No hay comentarios:

Publicar un comentario